lunes, 16 de junio de 2008

Ca tá!

Tal como se ve es una bici común, una bici de ésas que las mujeres usamos para las compras, aja, así pàrece, parece pero no es es nada más ni nada menos que mi primer bici, la dueña de todos mis anhelos la que fue soñada por mí desde chica, desde que mi Mamá me dijo:
-No m`hijita, es muy peligrosa ¿sabés que de accidentes hay en la calle?...¿sabés cómo conducen de locos los automovilistas?...no m`hijita la bici no es para vos
-Me muero si te pasa algo por comprarte la bici...
Y así no hubo Papá Noel que se precie que pudiera con esos argumentos.
No hubo nena de enfrente que le provocara la más mínima reacción a favor de la compra de tan bienaventurado transporte...
Pasaron Reyes, pasaron cumples, y nada...
Y hoy para incredulidad de muchos, pasando mi medio siglo, no sólo me la compré sino que hoy es mi aliada en el trabajo, le cambio una gomita, le sujeto la cadena cuando se sale,le hago ajustar los frenos y próximamente le pondré un lujoso espejito y ¿porqué no? un sonoro timbre.
Ahora eso sí, sigue resonando en mis oídos las palabras alentadoras de mi Vieja, palabras que me aparecen en cada patinada o en cada mirada al semáforo en rojo no sea cosa que después de tantos años la desobedezca y no me cuide, no...no...Vieja Tranqui...todo bien...todo en orden...despacito, despacito si nadie me apura...quedate tranquila Mami, quedate tranqui

1 comentario:

Martín Bolívar dijo...

Un lindo post, me encantó. Nací en Caballito pero vivo en Asturias, en una ciudad, Avilés, de 80.000 habitantes y una historia que supera los mil años. Acá, el Ayuntamiento (la Municipaldad) ha puesto bicicletas gratis que podés usar por tres horas. Aparte, te tengo que decir, el centro urbano de origen medieval, es de calles peatonales. Una pasada, me encantó que disfrutes con la bici. Cordiales saludos.