domingo, 13 de abril de 2008

Uy! mirá vos!



Y...acá estoy mirando a lontanánsica, es decir al futuro con cara de qué me deparará el destino, fingiendo preocuparme, no sea cosa que mira para abajo o para el costado y descubra que tengo que limpiar la cocina (me parece que esos trapos colgando no quedan nada bien, ahora que lo veo desde este lado).
Ahora como ya les fue anticipado: encontré trabajo, mejor dicho, el trabajo me encontró a mí, en la puerta de mi casa y de la mano de una mujer, otrora nena amiga de mis otrora nenas, y, como les decía, empecé mi nueva carrara de corredora y esto sí que es literal, por suerte soy de las que ofrece chocolates, bombones y galletitas y el solo hecho de nombrarlos me abren puertas y ventanitas de kioscos, ávidos de llenar sus bocas con caricias para sus gargantas.
Es entonces que como a mí me pagan por hacer engordar a los otros y yo ando de aquí pá allá con mi bicicletita depredadora, y encima me pagan, o sea ¡Un Lujo asiático!
A esto se suma que estoy conociendo nuevas vidas, nuevos recorridos, nuevos barrios que descubrir, nuevos jardines para admirar, nuevas manos que me saludan al paso, todo todo me reanima y me divierte. Así que cuando me organice mejor, iré aportando mis nuevos descubrimientos en materia humana que nunca, nunca acaba y es la mejor creación de Dios: el Hombre

1 comentario:

Mamac. dijo...

Amiga te felicito!!!
Además de hacer engordar a la gente como tú dices, les llevas alegría, les haces un cariñito con esos chocolates y galletas.

Me alegro mucho por ti.
Besitos