jueves, 15 de enero de 2009

Volví y soy como tres Yo


He vuelto de mis vacaciones, tan anheladas y holgadamente disfrutadas-si es que pueden ser holgadas las vacaciones- ¡en fin! volví y me dispuse a poner fin a un año de continuos desarreglos y hacer una dieta más equilibrada, ¡otra vez en fin, o mejor dicho, al fin!
Pero como nada sucede por casualidad...

en los días que me quedan para reintegrarme al trabajo, me estoy dando tiempo para ordenar mis papeles, cómo deben haberlo notado ya, por eso y como viene a cuento de mi dieta, justo justo encontré esto que recibí alguna vez , y ahí va:
Querido Diario: Hoy comencé a hacer dieta. Preciso perder 8 kg. El médico me aconsejó escribir un diario donde debo colocar mi alimentación y hablar de mi estado de ánimo. Me siento de vuelta en la adolescencia pero estoy muy entusiasmada, con todo. Por más que la dieta sea dolorosa, cuando consiga enrar en ese vestidito negro maravilloso, va a estar todo perfecto.
Primer día de dieta: Un pedazo de queso blanco. Un tazón de cereales diet. Mi humor está maravilloso. Me sieno más liviana. Un leve dolor de cabeza tal vez...
Segundo día de dieta: Una ensaladita rápida. Algunas tostadas y un vaso de yogurt. Aún me siento maravillosa. La cabeza me duele un poquito más fuerte pero no es nada que una aspirina no pueda solucionar.
Tercer día de dieta: Me desperté en el medio de la madrugada con un ruido extraño... Creí que era un ladrón, pero después de un tiempo me dí cuena que era mi propio estómago haciendo un ruido que daba miedo... Tomé un litro de té...Estuve meando el resto de la noche.
Anotación: Nunca más tomo té de manzanilla
Cuarto día de dieta: Esoy comenzando a odiar la ensalada. Me sieno una vaca mascando pasto. Estoy medio irritada. Pero creo que es el tiempo...Mi cabeza parece un tambor...Mi compañera de trabajo comió una torta alemana hoy en el almuerzo. Pero yo resistí
Anotación: Odio a mi compañera de trabajo
Quinto día de dieta: Juro por Dios que si yo veo un pedazo de queso blanco en mi frente, vomito! Mi almuerzo, una ensalada, parecía reírse en mi cara...Preciso calmarme y volverme a concentrar. Compré una revista con Dolores Barreiro en la tapa. Mi meta. No puedo perder el foco.
Sexto día de dieta: Estoy muerta. No dormí nada a la noche. Y lo poco que conseguí soñé con un flan de vainilla. Creo que hoy maaría por un pedazo de alfajor...
Séptimo día de dieta: Fuí al médico. Adelgacé 250 gramos. Es una joda! Toda la semana comiendo pasto. Solamente me faltó mugir y perdí 250 gramos! El explicó que es normal. La mujer demora más en adelgazar, más a mi edad...¡me llamó además de gorda, vieja!
Anotación: Buscar otro médico
Octavo día de dieta: Fuí desesperada hoy por un pollo asado. Lo juro! Él estaba en la punta de la cama bailando can can.
Aclaración: mis compañeros de trabajo me empezaron a mirar raro...
Noveno día de dieta: Hoy no fuí a trabajar. El pollo asado me volvió a despertar, danzando la danza del vientre, esta vez. Pasé el día en el sofá viendo tv. Creo que existe un complot. Todos los canales pasaban recetas de cocina. Enseñaban a hacer arta de frutillas, lasana y selva negra...
Anotación: Comprar otro control remoto, en un arranque de furia, lo tiré por la ventana.
Décimo día de dieta Odio a Dolores Barreiro
Décimo primer día de dieta: Patié al perro de mi vecina. rité como una loca. El cadete no entra más a mi oficina y las secretarias se tiran contra la pared cuando yo paso.
Décimo segundo día: Sopa
Anotación: Nunca más juego pócker con el pollo asado. El roba.
Décimo tercer día: La balnza no se mueve. Ella no se mueve! No perdí ni un mísero gramo! Comencé a reírme a carcajadas. Asustado el médico, suirió un sicólogo. Creo que llegó a decir siquiatra. Será porque lo amenacé con un bisurí?
Décimo cuarto día de dieta: El pollo me presentó a unos amigos. El lomo es muy buena gente, y la torta, aunque está medio enfadada, es una dulce.
Anotación: No vuelvo más al médico, el pollo cree que es un charlatán.
Décimo quinto día de dieta: Maté a Dolores Barreiro! La corté en pedacitos al igual que todas las fotos de las modelos súper flacas que enía en mi casa...
Anotación: El pollo y sus amigos están fastidiados conmigo. Comí un pedazo del Sr Pan, pero fue en legítima defensa. El me amenazó con un pedazo de salame.
Décimo sexto día de dieta: No estoy más a dieta. Enojadísima con el pollo, me lo comí junto con el pan. Y arremetí con la torta. Ella realmente era un dulce!!!!!!!!!!!!!!!

1 comentario:

Maco dijo...

Jajajaaja... excelenteee!!! es muy difícil hacer dieta, pero si la vas ahacer te deseo toda la suerte. En una de esas te conviertes en ejemplo y hasta te copio... que no me vendría nada más, es más, lo estoy necesitando... ya casi no tengo cuello... en realidad, necesito con urgencia.