sábado, 9 de febrero de 2008

Soy una nena mala


Ayer pasó por la puerta de casa una señora amiga y me dijo:

-¡Qué lindo los chicos que corren por la casa, parece otra, más alegre!¡qué se yo! distinta...

-Ajá-dije yo mientras me alisaba los pelos de la nuca mirando que la nena no cruzara la calle, ajá dije...

Y como un flash apareció mi Abuela en la cabeza, la vieja nos iba dejar correr y todo por el pasillo, ¡qué guacha esa vieja!

yo, la molestaba, despues venía la estiradita de mi prima y claro...como ella era hija de un "pastor" de su iglesia cualquier cosa le dejaba hacer ¿será posible? me acuerdo y me da tirria...! y...sí...ustedes dirán ¡qué mala con la pobre viejecita! pero no, en serio, una escuchen, una sola vez me sonrió y era porque estaba con un ataque de presión, dudo que se haya dado cuenta que era yo, sino, ni ésa.

Era una abuela, si, lo era, seguro más duno pensará ¡andá a saber cómo la trataron a ella! sí seguro! ¿y?

¡al final siempre justificando hay que andar!

era una vieja de mierda! y listo y ¿qué? ¿no hay viejos de mierda?

Bueno...acá sí , encima, encima, encima se murió y ni para despedirla me llamaron porque la vieja sería una turra pero era mi Abuela y yo acostumbro a despedir a mis muertos (para mí que dejó dicho que no me avisaran) ¿qué onda? así que aprovecho esta entrada para despedirla ahora, ahi va:

-Mirá Abuela, no me quisiste, te molestaba ya sé, no te apiadaste de mí cuando estaba embarazada con una nena de 4 años y sola y me dejaste sin casa,
bueno, no importa,
igual perdoname porque aquella vez que me apurabas para que me fuera te dije que tu marido mi Abuelo Lado se mató( lo que pasa es que estaba muy dolida)...
seguro desde tu óptica, nunca fui tu nieta sino como se explica que
les cobraras a mis padres para cuidarme
o será que
cuando mi Vieja estaba postrada en su cama camino a la muerte también nos cobrabas por mirarla media hora
y me reprochabas que fuera a la escuela...
bueno perdón por irrumpir así en tus cosas
o no haberte mandado más que rosas en tu cumpleaños y no el licor que querías...
perdón porque seguro la que estuve mal fui yo
así que ¿Cómo era esto de la ley del perdón?

Ah! sí te perdono y perdoname ...y ahora sí, de caprichosa nomás dejo correr a mi nieta por donde le plazca ¡Tomá!

Y bueno...me acordé...perdoncito dijo Monchito

2 comentarios:

Chichina dijo...

yo antes cuando daba el asiento en el colectivo (ahora me lo dan a mi...), siempre pensaba "y si le estoy dando este asiento a este viejo/a y es una mierda de viejo, mal abuelo y padre, y si estuvo con todas las dictaduras y etc..." y me hacia la cabeza con eso, pero igual se lo daba.

EMO dijo...

k bonito eh! jejejeje